miércoles, 28 de enero de 2015

Capítulos 1, 2 y 3 del Libro II de Don Quijote de La Mancha

Segunda Parte del Ingenioso Caballero Don Quijote de La Mancha

Comienza la segunda parte con un prólogo dirigido al lector en el que Cervantes se defiende de los ataques del autor del otro Quijote, defendiendo también como buena su segunda parte no la del intruso escritor.
Cervantes dedica el libro al Conde Lemos (Pedro Fernández de Castro) quien favoreció a poetas y autores de su tiempo.


Capítulo I: De lo que el cura y el barbero pasaron con Don Quijote cerca de su enfermedad

Según cuenta Cide Hamete Begenli, en la segunda parte de la historia y tercera salida de don Quijote, el cura y el barbero estuvieron un mes sin ver a don Quijote pues temían hacerle recordar aventuras pasadas que tanto mal le hicieron. Pero se preocupan por la salud del caballero a través del ama y su sobrina. Hasta que un día deciden visitarle para comprobar si, como dicen, había vuelto la cordura a él. En un principio parece que sí, que está cuerdo, pero pronto deja caer don Quijote que es y será un caballero andante.

No, don Quijote no ha recuperado el juicio. Y es que incluso cree que le serviría de ayuda al rey para hacer frente al Turco si reuniese a todos los caballeros (lógicamente, él incluido) a su servicio. Además, cree haber visto a Amadís de Gaula y es capaz de poner rostro a otros caballeros. Él sigue con su idea y además, intentará demostrar al mundo cuán equivocado anda.

En ello están cuando, desde el patio, les llega un sonido fortísimo y los gritos de ama y sobrina…

Capítulo II: Que trata de la notable pendencia que Sancho Panza tuvo con la sobrina y el ama de don Quijote, con otros sujetos graciosos

Ama y sobrina gritan como condenadas con el propósito de impedir la entrada de Sancho en la casa. Y es que el escudero quiere ir a visitar a su señor a quien lleva tiempo sin ver.
Ama y sobrina culpan al escudero de la mala salud mental de don Quijote, mientras que Sancho se defiende argumentando que no es él sino su señor quien le mete esas ideas en la cabeza.
Y así hubiesen estado Dios sabe cuánto tiempo si no hubiese sido porque don Quijote llama a Sancho a su presencia.

Barbero y cura abandonan el lugar con la idea clara de que la locura del caballero está más que manifiesta. E incluso no dudan en que más pronto que tarde, vuelva a las andadas…
A don Quijote le duele que Sancho diga que fue él quien lo arrastró a la aventura y que sea él quien más ha sufrido con ello. Los dos son un equipo y sí, Sancho ha pasado lo suyo, pero a don Quijote le llovieron palos por todos los sitios por lo que andan a la par en sufrimientos.

Don Quijote tiene curiosidad en saber qué dicen de él. Sancho se sincera…lo más fino que dicen es que está loco. Y de Sancho que es un pobre infeliz por haberlo seguido. Incluso hay alguien por ahí que ha comenzado a escribir las hazañas que vivieron… ¿quién es ese historiador que en tan poco tiempo y sin conocerlos es capaz de escribir su historia?

No sé quién tiene más curiosidad en conocer la identidad del escritor, si Sancho o don Quijote (quien resuelve el enigma diciendo que se trata de un encantador) Lo cierto es que Sancho sale raudo y veloz en busca del bachiller Sansón Carrasco quien ha sido el que le ha dado la información sobre el escrito.

Capítulo III: Del ridículo razonamiento que pasó entre don Quijote, Sancho Panza y el bachiller Sansón Carrasco

Mientras Sancho sale en busca del bachiller, don Quijote comienza a hacer cábalas sobre la autoría del escrito. Está realmente preocupado por aquello que ha contado una persona que no lo conoce (y encima, parece que el autor es moro…), por lo que la imaginación del caballero comienza a hacer de las suyas…

Llega el bachiller, un joven veinteañero que comienza una conversación con don Quijote en un tono un poco burlesco. Le dice al caballero que sus hazañas ya alcanzan los doce mil ejemplares de tirada y que se prevén muchos más, así como la traducción de las mismas a varios idiomas. También le confirma la autoría del escrito por parte de Cide Hade.

La historia parece fiel a lo acontecido, a pesar de que a don Quijote no le gusta nada que cuente las sesiones de golpes que cayeron sobre él.


Sigue debatiendo sobre la veracidad o no de lo narrado y la conversación termina porque a don Quijote le entra hambre. En terminar de comer, seguirán debatiendo y aclarando puntos de la historia que al caballero ni a Sancho les parece muy correctos. 

2 comentarios:

  1. Eres valiente por atreverte con Don Quijote. Yo lo he intentado varias veces pero siempre me rindo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Leí El Quijote en tiempos de instituto y cada vez que veo una entrada sobre él me dan ganas de volver a leerlo, ahora con más ganas.

    Un beso.

    ResponderEliminar

-No publicaré comentarios que incluyan invitaciones a otros blogs. Si me interesa vuestro espacio, no os preocupéis que ya os seguiré.No hace falta que me lo digáis...

-No publicaré comentarios que contengan algún tipo de enlace ni aquellos que se basen en el "si me sigues, te sigo"

- Si queréis hablarme de vuestras obras, tenéis un email al que dirigirse. No publicaré ningún comentario de promoción.

-Siempre respeta las opiniones de los demás, si no tu comentario quedará eliminado antes de publicarse.