miércoles, 22 de noviembre de 2017

Konets


Título: Konets

Autor: César Pérez Gellida

Género: Thriller, Distopía

Edición: Suma de letras, 2017

Número de páginas: 590

ISBN: 978-84-9129-184-8


Sinopsis…

Olek Opiozcenek no es únicamente un nombre más en el extenso listado de víctimas que conformaron la “Obra” de uno de los más crueles asesinos en serie de la historia. Aquel niño nacido de la perversa simiente de Augusto Ledesma ha crecido bajo los cuidados de sus abuelos maternos y con el respaldo económico de una peculiar hada madrina: Rusalka. Sin embargo, Olek está empeñado en desenterrar esos secretos del pasado exprimiendo sus habilidades como hacker; pero, en ocasiones, descubrir el punto de partida condiciona el itinerario y, consecuentemente, el destino.
Konets (“fin” en ruso) es un thriller frenético, un tratado sobre la maldad estructurado en cuatro movimientos y desarrollado en dos escenarios temporales: la adolescencia de Olek y su madurez, o, lo que es lo mismo, el antes y el después de los sucesos que se narran en Khimera. Ambas novelas conforman el engranaje conclusivo entre las dos aclamadas trilogías que han atrapado a miles de lectores en el inabarcable universo gellida.


Sobre el autor…

César Pérez Gellida nació en Valladolid en 1974. Es licenciado en Geografía e Historia por la Universidad de Valladolid y máster en Dirección Comercial y Marketing por la Cámara de Comercio de Valladolid. Desarrolló su carrera profesional en empresas vinculadas con el mundo de las telecomunicaciones y la industria audiovisual hasta que, en 2011, decidió dedicarse en exclusiva a su carrera de escritor. César irrumpió con fuerza en el mundo editorial con Memento Mori, que cosechó grandes éxitos tanto de ventas como de crítica y obtuvo el premio Racimo de literatura 2012. 

Constituía la primera parte de la trilogía Versos, canciones y trocitos de carne, que continuó con Dies Irae y se cerró con Consummatum est y por la cual le fue otorgada la Medalla de Honor de la Sociedad Española de Criminología y Ciencias Forenses 2014 y el Premio Piñón de Oro como vallisoletano ilustre. En 2015 publicó Khimera, su cuarta novela, y en 2016 inició su segunda trilogía, Refranes, canciones y rastros de sangre, que se compone de Sarna con gusto, Cuchillo de palo y A grandes males.

Konets conforma, junto con las otras siete, un poliedro narrativo que culmina con esta obra.
Actualmente sigue escribiendo y colabora como columnista en El Norte de Castilla.

Mi opinión…

Descansa dentro de un huevo que porta un pato que vive dentro de una liebre encerrada en un cofre escondido bajo las raíces de un gran roble en la lejana y secreta isla de Buyán. Solo cuando tengas el huevo en tu poder debes emprender la búsqueda de Koschéi, encontrar su guarida y destruirlo ante sus ojos. En ese instante, no permitas que tus sentidos te traicionen. Y ten siempre presente que se trata de un largo viaje que nunca podrás completar en solitario. Encuentra aliados entre tus enemigos.

Konets. Fin en ruso. Y esto es justo lo que significa esta novela en la obra publicada, hasta ahora, por César Pérez Gellida. Konets es el colofón final a una historia que se centra en siete títulos anteriores a ésta y que comenzó con Memento Mori.

Volvemos a enfrentarnos a un thriller vertiginoso dividido en cuatro movimientos, un preludio y un final. Como sucedía con Khimera, novela con la que guarda una gran conexión por lo que es recomendable leer primero ésta antes de ponerse con Konets, el tiempo cronológico se alterna entre determinados hechos del pasado y el presente.

El pasado es la historia de Olek Opiozcenek, un joven polaco que es un hacker muy arriesgado a la par que inteligente. De él sabemos (ojo, no hago spoiler pues sale en la sinopsis de la novela) que es hijo de Augusto Ledesma, aquel asesino en serie que protagonizó la trilogía Versos, canciones y trocitos de carne. Olek siempre ha vivido bajo la protección de sus abuelos maternos pero con la ayuda económica de lo que él llama su hada madrina y de quien no conoce su identidad. Poco más os voy a contar pero sí os digo que esta parte, la historia de Olek, es la que más me ha gustado. Decir que es frenética es quedarme corta.

El presente lo encontramos en la situación actual del planeta en ese período de tiempo (año 2054) tras la destrucción de Lukomorie (recuerdo que Khimera acabó en este punto) Recordamos que el ciberataque es la nueva forma de agresión entre naciones y que Internet se ha convertido en una nueva vía de armamento bélico. Y los ataques van a ir orientados a desestabilizar, aún más, la situación política, económica y social del planeta. Las élites político-financieras son quienes manejan la vida de los habitantes del planeta y el proyecto Khimera lo que buscaba era dotar al individuo de esa libertad perdida, se que vuelva a obtener su propia soberanía individual. Y el elegido para llevar a cabo de nuevo este proyecto  es Olek.

Hasta aquí voy a contar del argumento de la novela. Si de Khimera ya os dije que me pareció un thriller con un buen ritmo, Konets la supera. El ritmo en la novela no decae ni un momento, ni en las partes que se explica el proceso tecnológico-informático.  Aunque he de reconocer que esta parte ha sido la que más me ha costado de leer pues soy una auténtica negada para estos temas.

La historia de Olek ha sido la parte que más me ha gustado. Su ritmo ha sido propio de una película de acción y he permanecido pegada a sus páginas. El autor consigue, con su excelente narrativa, que la parte más densa, más técnica de la historia, no sea un obstáculo para disfrutar de la novela.

El final me ha gustado mucho. Cierto es que creo que se trata de esos finales que hay que dejar reposar un poco para entenderlo, pero la lectura final es muy interesante y no he podido estar más de acuerdo con este colofón. He sentido la intensa desesperación que experimenta la protagonista en las últimas líneas.

También me he gustado conocer, aunque sea por encima, el folclore eslavo. Y es que tanto la leyenda del bogatyr como Lukomorie, entre otras cosas, son elementos que pertenecen a la mitología o leyenda rusa. Merece la pena indagar un poco más por nuestra cuenta y conocer estas historias.


Si en Khimera mantenía ese atisbo de esperanza en que el mundo que nos muestra César Pérez Gellida no llegase a materializarse, con Konets he cambiado de opinión. Solo hace falta mirar a nuestro alrededor para darnos cuenta de adónde va a ir a parar la Humanidad.  Un futuro muy pero que muy negro es el que nos espera…

  • Agradezco profundamente al autor y a la editorial el envío de un ejemplar de esta novela para leer y reseñar. 
  • Esta reseña forma parte de la iniciativa #SoyYincanera 

4 comentarios:

  1. Leí el primero del autor que me gustó mucho y luego Khimera que no me convenció demasiado, así que con este no creo que me anime :)
    Besos!

    ResponderEliminar
  2. Lo único malo de esta saga es que no he podido leerla al ritmo que sacaba los libros.

    ResponderEliminar
  3. Me tengo que poner muy en serio con este señor. Me leí Memento mori y tengo muchísimas ganas de seguir, a ver si cojo el ritmo :)

    ResponderEliminar
  4. Tengo pendiente todavía A grandes males, pero después vendrá este seguro.
    Un beso ;)

    ResponderEliminar

-No publicaré comentarios que incluyan invitaciones a otros blogs. Si me interesa vuestro espacio, no os preocupéis que ya os seguiré.No hace falta que me lo digáis...

-No publicaré comentarios que contengan algún tipo de enlace ni aquellos que se basen en el "si me sigues, te sigo"

- Si queréis hablarme de vuestras obras, tenéis un email al que dirigirse. No publicaré ningún comentario de promoción.

-Siempre respeta las opiniones de los demás, si no tu comentario quedará eliminado antes de publicarse.